Categorías

Newsletter

7 GIGANTES CONTRA LA PROMESA Ampliar

7 GIGANTES CONTRA LA PROMESA

Todos nosotros tenemos un destino profético en esta tierra a donde debemos entrar. Se trata de penetrar en un tiempo nuevo, entrar en algún lugar, dimensión o fluir de Dios de manera diferente.

Más detalles

4 artículos disponibles

$ 7.00

Todos nosotros tenemos un destino profético en esta tierra a donde debemos entrar. Se trata de penetrar en un tiempo nuevo, entrar en algún lugar, dimensión o fluir de Dios de manera diferente.

Nuestro deber es entender cómo entrar, porqué entrar y esto tiene que ver con nuestra herencia.

Esa herencia se llamó para Israel nacional Canaán, la tierra prometida, la cual era una misión a cumplir por medio de conquistarla luego de la jornada a través del desierto, después de haber salido de un período de esclavitud en la tierra de Egipto

Esa herencia se llama para el Israel espiritual la tierra de la abundancia o tiempo de la abundancia. Tierra donde fluye leche, miel y tierra de frutos en abundancia.

Esto no es el cielo, esto es la promesa de Dios para aquí, es decir aquí en la tierra. Nos habla de un tiempo diferente dónde vas a comenzar a experimentar LA PROMESA de Dios.

No obstante representa una promesa de parte de Dios, cualquiera podría decir que ya está dada, y ahora toca tomarla, disfrutarla y gozarla, sin embargo es una promesa que consiste en ser investidos de un espíritu diferente, es decir un espíritu de conquista, para poder llegar hasta el momento culminante de haber vencido la serie de obstáculos que se presentan antes de llegar a tomarla, que clase de obstáculos son? Esta es la interrogante; se trata de siete naciones de gigantes que representan los principales obstáculos para el creyente que se ha dispuesto a aceptar el reto de ir en pos de la promesa.

Si vemos el plano histórico que narra la escritura acerca de dicha tierra prometida, nos damos cuenta que era un territorio ya habitado por diferentes clases de enemigos para el pueblo de Israel, estaban asentados de una manera estratégica para impedir el avance de quienes trataran de incursionar. De igual manera los obstáculos que se presentan a diario en contra del pueblo de Dios serán así mismo de manera estratégica para ocasionar el mismo efecto hoy en día como parte de la obra que el enemigo tiene.

En primer plano tenemos la raza de los jebuseos los cuales se encargan de pisotear las vidas por medio de la acusación que no permite apartarse del pasado por causa de un pecado, la condenación que no permite aceptar el perdón y por ultimo separación de Dios para no dar inicio al caminar rumbo a la promesa.

Luego los cananeos con un programa de distracción en el recorrido a la manera de un desvió pero cargado de recursos; esto por medio sembrar el amor al materialismo, inclinarse al dios de la riqueza >mamoon>, de tal manera que se lleva a cabo una sinergia de enemigos. Luego une sus fuerzas otro que se llamado devorador, quien por ultimo después de toda la riqueza material acumulada llega al momento de robarlo todo.

Los Gergeseos son los de la estrategia de ruptura de la promesa, promesa que consta de una esencia, sustancia y estructura, que impide llegar a poseer y mantener una mentalidad sin compromiso. Los Heteos que inoculan como un veneno de una mordida de  serpiente en las vidas de personas.

De tal manera que estén constantemente llenos de terror que infunde temor, se evidencia con fobias y miedos; que a su vez van adquiriendo una nueva naturaleza de timidez y cobardía. Todo lo contrario al espíritu de Valentía que quiere Dios que tengamos cuando se trata de ir a poseer, tal el caso de Josue y Caleb que fueron los únicos que dieron un veraz reporte dentro de los 12 espías que fueron a hacer un reconocimiento a la tierra en cuestión.

Todo lo anterior se suma y toma grandes proporciones, por eso son razas de gigantes, de tal manera que así son de grandes los problemas y obstáculos contrarios, permítame decirle amado lector que de esa misma magnitud es el potencial que representa su promesa en particular, que Dios tiene como proyecto Divino para el cuerpo de Cristo. Está usted dispuesto a ir en pos de su PROMESA?